Reseña sobre las Cartas a sus hijos, de Antonio Gramsci (publicada en Perfil, el

Como miembro del Partido Comunista Italiano, Gramsci viajó a Moscú en 1922, donde conoció a Julia Schucht, una violinista suiza perteneciente a una familia bolchevique instalada en Moscú. Se casaron y tuvieron dos hijos: Delio y Julián. Con Delio Gramsci tuvo contacto hasta que el chico cumplió los dos años. Encarcelado, con Julián jamás tuvo contacto directo.
Desde Italia, en prisión, Gramsci escribía a sus hijos a Moscú en italiano, y la madre les traducía las cartas al ruso. Los chicos le escribían en ruso y la cuñada de Gramsci, que vivía en Italia, volcaba las cartas al italiano. Gramsci murió cuando los chicos tenían 10 y 12 años.
Continuamente les pide que se explayen: que le expliquen razones, que describan sus impresiones. “Te conozco sólo por tus cartas”, le escribe a Julián. Intenta transmitirles sus valores: la disciplina intelectual, la mentalidad del método, la responsabilidad, la resolución, la alegría, la tranquilidad, la memoria, el desarrollo de la capacidad para discernir lo verdadero de lo falso, lo certero de lo posible.
En la mayoría de las cartas hay menciones a los animales. Algunas son anecdóticas, casi cuentos infantiles; otras sirven para ilustrar aspectos de la teoría de la evolución. Abundan las referencias a textos literarios, que Gramsci debate con sus hijos: Kipling, Tolstoi, Gorki, La cabaña del Tío Tom, Pinocho, Pushkin, Wells, Chejov. Son todas menciones muy breves, pero muy claras en el señalamiento de la necesidad de una actitud de lectura.
La literatura y la escritura están en el centro del diálogo espistolar. Otra vez a Julián: “escribe siempre lo que piensas; después lo volverás a pensar mejor, corregirás tus errores y reforzarás tus juicios”.
Marta Vasallo tradujo y prologó este libro cargado de incitaciones, que funciona como una pequeña y primera herramienta de vida, capaz ya de desarmar la maquinaria mental más pesada. Cuenta Vasallo que Delio Gramsci fue coronel de la marina soviética y profesor de matemáticas en la Academia Naval de Leningrado. Tuvo dos hijas y murió en 1981, a los 57 años, un año después que su madre. Julián Gramsci fue clarinetista de música clásica y profesor en el Conservatorio de Moscú. Murió en 2007, a los 81 años. Tuvo una hija, Olga, y un hijo, a quien puso el nombre de su abuelo, Antón, y que también es músico.