Reseña sobre Te desafío a correr como un idiota por el jardín, de Sergio Bizzio (publicada en Perfil el 1 de febrero de 2009)

Textos seleccionados de libros anteriores y varios inéditos integran este nuevo poemario de Sergio Bizzio. No es una antología. Es un libro nuevo.
Sucesiones de imágenes desrealizadas, de raíz romántica pero cruzadas siempre por una gestualidad más de “vanguardia”, que las impugna, componen los poemas más antiguos. Impugna: como si el lenguaje (cierto tipo de estilo) no pudiese soportarse a sí mismo. Los poemas son una deslumbrante gesticulación manierista para evitar caer en la palabra propia. Cuando fluye, Bizzio construye frases de una belleza delicadísima, que parece estirarse hacia lo trascendente.
Después hay en el libro unos poemas de transición, mixtos, en los cuales las imágenes tienden a volverse más objetivistas y el discurso, via cierta autorreferencialidad, empieza a apropiarse de ese decir más explícito y lineal que tanto rechazaba al principio (“¿todavía se escriben cuentos?”, se preguntaba en uno de los primero poemas).
Finalmente, de la última docena de poemas, por lo menos la mitad son geniales. Los estados de ánimo originales siguen siendo los mismos (vacilación, abandono, desfallecimiento) más mucho hastío, y un escepticismo general con el mundo ya asumido pero infranqueable. Sin embargo, al abordarlos de manera más directa, más anecdótica, los poemas pierden multiplicidad significativa pero ganan en comunicación y “profunidad humana”.
Claro que una cosa no anula a la otra. Todo lo contrario. Un orden antológico hubiera atenuado la complejidad y la riqueza de la voz poética, enorme, de Bizzio. Presentado como un todo, obligando a leer los textos en sus contradicciones, el libro hace honor a su título. A ver quién es más idiota en el jardín de la poesía. Hay que leer este libro para darse cuenta de todo lo que significa para la poesía argentina esta provocación.